Documento sin título

Documento sin título
que es Yaripa... metodologia... dificultades...    
 

Para el hombre occidental, la cometa ha significado la posibilidad de volar y para el hombre oriental, la trascendencia del ser con los dioses.

Qué es entonces volar?  Por qué a través de los años el hombre ha buscado un significado en el vuelo y ha representado su cultura con símbolos voladores? 

La cometa para el niño y para el adulto les permite construir un mundo ajeno a la cotidianidad, más allá de la realidad del día a día.   Les permite pintar el cielo con sus dolores y placeres, reconstruir lo cotidiano que les aqueja. 

A partir del vuelo de las cometas hemos obtenido varios aprendizajes que nos han ayudado a conformar el programa pedagógico:

  1. Las cometas son un vínculo muy especial con los niños y los adultos.  Siempre que estás volando una cometa consigues un amigo. 
  2. El viento es un elemento natural renovable que proviene de la armonía con la naturaleza, y que por lo tanto hay que cuidarla para tener un buen viento y poder volar.
  3. Cuando una cometa se enreda con otra, el problema es de los DOS cometeros y no de UNO SOLO, y que este problema se soluciona cuando ambos cometeros unen sus hilos y el nudo baja a sus manos, tal como se debe solucionar un problema en la vida diaria.
  4. Al ver que los chicos y adultos con los cuales intercambiábamos ideas sobre las cometas aprendían de una mejor manera que en la escuela formal; comprendimos que algo en la metodología tradicional falla.
  5. Todos estos aprendizajes los convertimos en juego ya que comprendimos muy bien que la esencia del aprendizaje esta en la lúdica.  

Así que comenzamos hacer talleres de construcción de cometas con niños de la calle, en la calle, con objetivos éticos y lúdicos.  Poco a poco comprendimos que la cometa como medio de trascendencia hacia la vida debía enseñarse desde la ética y no desde la aerodinámica, estética o geometría.   Siempre que hacemos un taller lo hacemos desde estos principios.

Pero allí no nos quedamos, comenzamos hacer reeducación social y resocialización desde la ética de las cometas y del juego callejero o tradicional, nunca el competitivo.

Comprendemos que en el juego esta inscrita la ética social y la convivencia.  Por lo tanto, trabajamos con jóvenes barriales con grandes problemas sociales y de violencia desde la lúdica como aprendizaje social.

La lúdica puede y debe proporcionar el espacio social que conlleve al aprendiz a un final feliz.   En este espacio social, el ser humana construye desde su propia realidad una nueva etapa en el período de aprendizaje.    Esta nueva etapa corresponde a los objetivos específicos que tanta dificultad nos cuesta a los educadores corresponderles una actividades y unos logros en las planeaciones formales.   Pero cuando esta nueva etapa está precedida por un espacio lúdico, una actividad que proviene de la lúdica del aprendiz (no de la del maestro) el nuevo aprendizaje, es decir, el nuevo objetivo, encuentra un ambiente propicio para ser APREHENDIDO, para quedarse en el desarrollo del niño, del joven, del aprendiz.

La lúdica no sólo es fundamental para que los nuevos aprendizajes se adquieran de una manera eficaz sino también para que el aprendizaje sea un goce, un placer, una actividad buscada y reclamada, para CREAR VINCULOS AFECTIVOS QUE PERMITAN ENFRENTAR LA ADVERSIDAD.

Solamente en la lúdica el ser humano encontrará herramientas para afrontar la adversidad y construir durante las situaciones de desapego. La lúdica es el espacio de creación de la trascendencia desde la realidad propia, es el espacio propio del ser humano donde jugamos con nosotros mismos a crear y producir.   La lúdica es la forma de vuelo donde el ser humano trasciende la cotidianidad y construye desde ésta un nueva etapa en su desarrollo. La cometa no es únicamente el objeto material de vuelo sino la actitud de interioridad que permite al ser humano avanzar hacia el desarrollo social.